(Disco) Esquina Sur / Hatogrande

Portada del disco Esquina Sur de Hatogrande.
Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

La celebración de los 10 años del proyecto colombiano Hatogrande, no podíamos dejarlo pasar. Los conocimos recientemente por una recomendación musical, de esas grandes amantes del arte que da gracias.

Ganadores del reciente festival Antioquia Le Canta A Colombia, la agrupación reflejan un proceso musical- artístico constante y de empeño en ser protagonista de la música colombiana y latinoamericana de tradición oral y popular, tomando los aires del Bambuco, el Pasillo, la Guabina, el Torbellino y el Joropo, generando todo un boulevard sonoro en cada canción.

“Esquina Sur” es la tercera producción discográfica de la banda. Un álbum doble con 11 tracks en cada CD que nos hace callar, escuchar y aplaudir cada pieza andante.

LADO A

“Miranchurito” abre la primera cara. Siendo dulce, bailable y tradicional se transforma para enarbolar los sonidos autóctonos del sur, generando contrate con “Afuera el Invierno, Adentro El Silencio”. Un resquebrajable canto que rompe toda fibra con facilidad. Como no decirlo: la dama hace libre su alma para dar, sin esperar.

Simultáneamente la armonía de voces y la presencia de los instrumentos de cuerdas se dedican en “El Sueño” y “La Cabaña”. Pasillitos que vale la pena deleitar con un buen libro o una copa de vino;  mientras que con “Canción Del Vagabundo” se va prendiendo la fiesta.

“Quién Lo Iba A Decir” es la balada de sonatas clásicas, versos cantados al des-amor. De las cenizas que no solo están en el corazón, sino en cada célula y órganos del cuerpo que no se cansa de esperar con esperanza; en cuanto a “Campesino de Ciudad” y “Ricardo Semillas”, sencillamente son remembranzas de aquella época en el campo que daba gusto vivir, un esparcir de vivencias a plenitud.

Garzón y Collazos deben estar allá, en lo mas alto, contentos con la versión que los Hato hacen a “Los Guaduales”. Un re significado desde los arreglos para presentar una pieza que habla por si sola en voz femenina, quizás no tan tradicional escuchar.

“El Tiempo” y “Llanogrande“ son los tracks bailables con que cierran esta primer lado, tonadas alegres acompañadas de versos tradicionales.

LADO B

Las primeras armonías en canciones como “Latinoamericanto”, “Canto” y “Chacarera Del Destierro” tienen tintes de la música cubana. Con intención o no, que derivan en una fusión con los sonidos autóctonos del sur, arreglos geniales de sus integrantes y acertados, sobre todo el instrumento piano al frente.

“La Negra Eulogiax” es nuestra historia favorita. Es la vivencia traslucida en un canto magistral, honores a la raza maltratada y progenitora de raíces constructoras de paz y cultura. A nuestro modo, una traducción poética de la vida Cimarrón en la Zona Caribe de Colombia.

Ya a la mitad de la grabación, canciones como “La Sirena”, “Tonada Libre de Vos” y “Porteña”, marcan la influencia argentina, inspiradas en explanadas y cerca de afluentes de agua, de relación no tan dada pero si encasilladas hacia un ser.

Mientras, póngase a bailar Joropo con “Morir Por Nada”, ¡Así no más!.

“Para Después El Amor” es una de las interpretaciones bellisimas a dos voces. Será que, ¿“Emilia” fue la culpable de que el bello sentimiento del amor se dejara para otro momento? Escucha y saca tu conclusión.

Ya cerrando “La Subienda Al Sur”, es la cita de lo turbio, la calma, la duda y demás enredos que a todo ser humano se le presenta pero que labra su senda para aclarar el alma y  sobresalir en río de peces revueltos, yendo en contracorriente para ser único.

Encuentra a Hatogrande aquí:

Facebook    Twitter    Youtube

Texto: La Música En Venas    @LaMusicaEnVenas

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter