(Disco) A Ver / Numasbala

Portada Santiago Ayerbe.
Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

“A Ver”, es el primer disco de la banda latinoamericana Numasbala radicada en la ciudad de Brooklyn, New York e Integrada por Fabio Montenegro en el bajo y voz, Felipe Piedrahita en guitarra y voz, y Elsa Carvajal en voz de Colombia; Javier Samayoa en los teclados y voz de Guatemala, y David Cornejo en la batería de Perú, el cual cumple su segundo aniversario, que lleva, a recorrer los rincones sonoros de América y las Antillas, gentilicios híbridos que se sumergen a los nuevos sonidos que se adoptan, exploran y exponen. y se dan a un público, que quizás muchos logran adaptarse rápidamente o no a estos cambios musicales.

No nos desenfoquemos. Es un disco catalogado a la exquisitez, plasmando razones fundamentadas en la calidad del sonido, en letras irónicas y eróticas que mezclan con géneros como del Rock, Ska, Reggae, Afro-Beat, Soul, Jazz y Latín, atreviéndonos a decir que remembran sonidos como los de la banda Skatalites de los setenta y/o ochentas que nos colocan a bailar y cambiar el compás o tan solo a mover el pie y cabeza como gustoso oyente que sabe apreciar lo bueno de lo que escucha.

La apertura del disco se da con “Esta Noche”, una canción delicada y dedicada, que no es extraña a la invitación a la acción y diversión; perversión y libertad del cuerpo, alma y pensamiento., que ligado a la continuidad del disco va “Ya Mismo”, que nos hace recordar un buen Ska y Latín Power que marca contundentemente sus influencias y que refleja las indecisiones de una noche prometedora que se convierte en un vaivén de los seres, dejando en duda si el macho alfa fue capaz de conseguir sus “golosinas, fresas, crema y gelatina”

Y es allí, que se disparan a vociferar los encantos con decencia con la “Chica Robot” y “Guapa” cortes donde el coqueteo es de lo más fino, con letras joviales que contraponen la seriedad, el atrevimiento y demás que se llenan de puro poder latino e isleño.

Sobre todo, con “Oye Corazón”, que es la canción intima, la que sirve para la idealización del amor al son del tambor y el tum tum tum del corazón, mientras que el Reggae Tonight conlleva a la propuesta. Y ya, a mitad del disco es el desenfreno total de placer.

Ahora, los siguientes cortes muestran los estragos de esas confusiones o no de las anteriores canciones, reflejadas en “Suéltame” y ”El Águila Maligna”, tracks oscuros que se atribuye a un estado de soledad y animas que en algún momento estuvo atrapada y no soltada.

Del trato al maltrato, la vanidad y la divinidad, complejos y superioridad del primer ser sobre la tierra hacia su cónyuge y el desvalor hacia  las “Mujeres” y  que luego de toda imbecilidad, se le va a pedir canoa con la canción y resalta “Pensé”, (Pensé en rescatarte para recatarme/pensé salvarte para salvarme)  y “Quédate” (Tu me me vas a hacer falta/ tu me vas a hacer tanta falta/ que siento que me voy a caer)”.

Después de toda esta travesía de imaginación sucia y posiblemente frustrada para algunos momentos, llega el turno de la venganza. Dizque la mujer, el sexo débil. ¡Pero que va!, es aquí donde ella, saca fuerzas y nos manda a comer mierda “Mi ira y mi rabia son algo congénito y natural”.

Preguntamos, ¿Quizás por error? ¿Hemos aprendido la lección? ¿Quién es el culpable? ¿El hombre o la mujer?

El arte del álbum, estuvo a cargo de Santiago Ayerbe, un artista conceptual, itinerante, detallista y curador de procesos artísticos.

Por: La Musica En Venas      @LaMusicaEnVenas

Texto publicado en Revista Metrónomo – Bogotá 2013.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter