(Crónica) La nueva música colombiana proviene de Suricato / La Música En Venas

Fotografía La Música En Venas.

La cita fue imperdible. El ver y escuchar en vivo a una de las mejores bandas de los nuevos sonidos colombianos en Cartagena de Indias, Colombia, como Suricato, fue todo un jolgorio. Alegrías dispersas, que algunos de mis vecinos dentro del palco del Teatro Heredia, no comprendían!.

Arribaron a la ciudad colonial en el marco de la décima tercera edición del Hay Festival 2018, uno de los eventos más reconocidos de la literatura en Hispanoamérica junto al bailarín Fernando Montaño del Royal Ballet de Londres, con la creación y presentación del performance “El Arte Cambia el Mundo”, por diversos países como Estados Unidos, Italia, España, Argentina, Colombia, entre otros.

Imaginamos que todos los asistentes llegaron a ver la dupla “música y baile”, asediados por el arte de compases y la estética corporal. Decimos!. Pero nosotros, allí estábamos. Luego de un día extenuante con roce de medios, escritores, libros, y demás; el show dio inicio con María Mónica en la alfombra interna del teatro, que se paseaba y daba melodías de sirena hacia el encuentro con los barqueros (Kike Mendoza, Jorge Sepúlveda y Kike Harker) en la tarima. De allí, solo basto el conteo del baterista para calentar nuestro ser, y claro, la venia para Montaño en esos acompañamientos de danza excelentemente ejecutados, que contraponía a lo tradicional en los susurros escuchados y la alegoría del silencio en cada brinco y pasó del danzante.

Pero no distraigamos. La presentación duró hora y media aproximadamente. Canciones como Antiviral, Montañita, Parasito, Río de Coral, Mi Recuerdo Tuyo, Vestido Azul, entre otras, fueron laureadas y dadas a una ciudad por primera vez, siendo la conquista única de: conexión y atracción.

Como afirmamos al inicio de la crónica. “Algunos de nuestros vecinos dentro del palco del Teatro Heredia” de esa noche, no comprendían lo que nos pasaba. Se cantaba, se coreaba, se edificaba cada instante en que empezaban y terminaban cada canción, llenos de aplausos. Y juramos, que muchos se aguantaron de pedir otra, otra, otra, para no ser descorteses en una noche en verdad mágica, tal como algunos escritores describen a la India.

Texto: La Música En Venas       @LaMusicaEnVenas