(Crónica) Euforia total: Rock, Cumbia, Folk Campesino y lo Caribe en el segundo día del Sonidero / La Música En Venas

Fotografía La Música En Venas.
Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Como se había comentado, el festival en su segundo día empezó a la hora pactada. DJ Mondol, uno de los exponentes y creador del espacio Champeta en Pasta abrió la noche con todo el sabor Caribe que nos caracteriza, puso en cada nicho de asistentes a bailar y a disfrutar, de todos esos sonidos que nos llegaron de la madre África y en especial, de la creación de nuestras sonoridades ya propias como tal.

Acto seguido, a tarima la banda bumanguesa Tres & Yo. Sin dudarlo, un proyecto que tiene para seguir rockeando y dando la cara por su tierra delante cualquier espacio al que asiste, dando credibilidad de un trabajo harmonioso entre ellos y su equipo de trabajo e interpretando un repertorio de sus álbumes muy bien elegido, para un público local que ama su música y que coreó constantemente sus canciones, subiendo la temperatura dentro de la Cooperación Española.

También lee: Primer día de El Festival Sonidero, volumen 3.

Adriana Lizcano y La Ruda de Piedecuesta, Santander, dejó embelesados a todos. Con  una propuesta musical que dignifica la idiosincrasia campesina y acompañada de Edson Velandia en la guitarra y Henry Rincón en la percusión, haciendo lo suyo. Un show de gran riqueza interpretativa, con canciones que tocaban puntos neurálgicos para un país que esta en transición social y de llegar a acuerdos y de homenajes a los trabajadores de la tierra.

Orito Tambora y Jenn Del Tambó de la ciudad vecina Barranquilla, no dejó aplacar los ánimos. Luego de la quietud, llegó el baile con tres preciosas damas en el escenario, contagiando a los presentes a puro ritmo de tambor alegre hembra, señalando el haber,  de una dignificación por todas las mujeres colombianas que aún se sienten débiles ante una sociedad para algunos patriarcal, alzando sus voces en géneros como el Chande, Cumbia, Son, Bullerengue y Garabato fueron interpretados con majestuosidad, elegancia y finura, generando versatilidad y energía única.

El cierre corrió por cuenta del artista local León Pardo, trompetista y gaitero que dispersó su Cumbia Ácida en interpretaciones poderosas para un público extasiado de música autóctona. Un proyecto que va con muy bueno rumbos, al explorar e incorporar el género Jazz dentro de sus canciones.

Nos vemos esta noche en el cierre. También lee: Primer día de El Festival Sonidero, volumen 3.

Texto: La Música En Venas     @LaMusicaEnVenas

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter