(Crónica) Clausura: Tercer día de El Sonidero Festival / La Música En Venas

Fotografía tomada de El Sonidero Festival.
Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Cartagena de Indias, Colombia tuvo tres días de música en vivo y dos días de franjas académicas a este arte que embeleca a todos. Ayer 15 de diciembre de  2018, fue la clausura de un evento pensado en abrir espacios donde los distintos géneros no fueron competencia sino confabulaciones de buena vivencia artística.

“Pie Peluo”, fue el nombre del día, donde diversos proyectos sonoros abrieron su brecha. Tal fue el caso de Antónimo Dúo, que siendo sus integrantes de dos zonas musicales tan diferentes de Colombia, rindieron homenaje al maestro Adolfo Mejía, al adaptar sus piezas musicales a un dueto de guitarras, sonidos magistrales con las adaptaciones de Juan Pablo Orozco (Cartagena) e interpretadas por él y Mario Alejandro Peña Guzmán (Ibagué). Dos guitarras magistrales que se fusionan, dos cerebros geniales que la dan vida a la música clásica y te llevan a un punto de éxtasis y tranquilidad al mismo tiempo.

The Riverman, presentó su set en el cierre, ya que no fue posible dentro del calendario asignado para el artista, Johann Sebastian Martínez su pensador, desplegó todo su arte desde antes de iniciar el evento, encontró un piano solitario en un salón y con mucha sutileza interpretó libremente lo que sus dedos le imaginaban. En un formato electro-acústico y en solitario, presentó su repertorio, en su mayoría en inglés, y cerrando con una canción en español. Influencia “indie” y “folk” con mucha melancolía, genialidad y sencillez, dando marcha casi congruentemente a LaDrums Machinne. Desarrollado por Ronald De La Barrera, reconocido percusionista y productor de la ciudad, presentando su ya asentado trabajo musical de “Acid Techno”, un viaje psicodélico de sonidos alternativos y electrónicos, distorsiones que te dilatan las pupilas y llegan a las entrañas de tu cerebro, una propuesta muy interesante para lo que se viene haciendo en Cartagena.

La plaza continuó con Hecatombe. Conformado por 3 chicos locales con un potencial increíble, mucha música por mostrar y un camino largo por recorrer, interpretaron canciones que fusionaron con la Champeta, Reggae, Rock y hasta un poquito de Balada, llevándote por un sendero de amor, paz, baile y cultura, haciendo su sello característico. Sin embargo, la experiencia de Pedro Rock en tarima, es arrolladora. Recuperándose de una lesión en su pie derecho, en muletas y además a punto de ser padre, Pedro se subió con su banda e hicieron rockear a todos en la noche, incluso llegando al punto de soltar las muletas para hacernos saltar con su música. Quedamos sin palabras.

Desde Bogotá, Afrikan Soul supo mantener arriba al público, que Pedro había dejado rockeando y saltando. Mucho Ska, mucho Reggae, mucho Rap mas pogo incluido, cargando letras de amor, paz, política y  sobre todo, de crear consciencia todos juntos como una sola gran hermandad. Sin dudar, afirmamos que fueron pieza clave para la noche de éxtasis que con nostalgia faltaba poco para acabar.

Los contrastes de la noche continuaban con la banda Puerto Arena. Llegaron, armando zafarrancho y pista de baile. Fue un deleite de los sonidos Cumbia, Porro, Fandango, Bullerengue, Champeta, Chandé y todos los géneros de nuestras raíces caribeñas, fusionados con Rock, Funk y Soul, más el agregado de un acordeón que salió en un par de canciones. Y reconfirmamos que en verdad, era un show para no perderse; cerrando León Pardo y el sonido de la Cumbia Ácida protagonizada por Jorge. Hizo rugir su trompeta y su gaita durante el último show de la noche con Omar Rodríguez en la guitarra acústica, Norbey Cervera en el bajo y Juan Carlos “Chongó” Puello en percusión.

Por lo pronto, nos vemos en el 2019.

Lee: Crónica del Primer y Segundo día de El Sonidero Festival.

Texto: Jhanior García Buelvas.

Editor: La Música En Venas         @LaMusicaEnVenas

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter