El pasado 8 de abril de 2017, la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia, se abrió puertas a creer en la creación y utilización de nuevos espacios culturales para brindar oportunidades a los nuevos artistas y emprendedores, proceso gestado por la Junta de Acción Comunal del barrio Manga y Dale Play.

El parque Lacides Segovia, fue testigo de las diversas muestras artísticas que estuvieron en tarima. Un barrio que mantuvo un ambiente no tan cotidiano al ver un evento que rompe barreras y desarma las distintas apreciaciones sobre algunos géneros musicales y el pensamiento de la juventud local. Y si, jóvenes que le apuestan al arte para construir ciudadanía.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Zapping Culture sube al escenario y con lo mejor de la música Jazz daba apertura a un nuevo festival. Una banda que nace de un colectivo de músicos y que en poco tiempo se ha consolidado como una de las mejores bandas que tienen un rumbo. Seguidamente, Academia de Calle al beats con el género del Hip Hop, con una presentación que falto energía y conexión con un público que de apoco se iba sumando al lugar. Caso contrario con Alfre2 Emece, un artista que atrapo también con su propuesta de Hip Hop y lleno de energía a los asistentes con su lírica, siendo antecedido por el grupo de baile nn Crew, sincronización y arduo trabajo para este equipo.

 Ni que decir de los últimos artistas. La sorpresa de la noche estuvo por Eduardo Jasbón, quien es el director del Festival de Guitarra y deleito a los presentes con piezas únicas y magistrales en instrumentales de guitarra. Con razón es el coach de tan magno evento.

Pero lo mejor estuvo para el final, Ophir y ColectivoYembelé. La primera banda que hizo sentir los riffs y solos de guitarra con su estilo Rock y buena energía. Su show consistió en hacer mostrar sus canciones como Azul, More Free, entre otras, mostrando una vez más que este género aún esta y sobrevive en contracorriente a otros estilos musicales. Y cerrando, Yembelé. Una banda que labra camino con una propuesta caribeña sustentando su sonido de música africana y Caribe como es la Champeta, Soukous, Reggae, Dancehall, Ragga, Soca, Ndombolo, Cumbia y Bullerengue, colocando a los presentes a azotar baldosa luego de una maratónica jornada de arte, integración, reencuentros y unión familiar.

No hay que olvidar los proyectos de emprendimiento de conservación del medio ambiente y agua potable, arte, comida saludable, entre otros, y en especial el stand que se estableció para la recolección de ayuda humanitaria a la población de Mocoa, quienes aún sufren los estragos hechos por la naturaleza.  

Puntos a destacar:

– La venia a la Junta de Acción Comunal del barrio Manga y Dale Play, por generar procesos y espacios que enriquecen la cultura.
– El apoyo de diversas entidades para la difusión del evento.
– A la organización y sonido impecable para los artistas.
– La concepción de ser contribuyentes y sentido patriótico por la ayuda a los pobladores de Mocoa.
– A los artistas que se sumaron para generar cultura y público.
– La rueda de emprendimiento.

Puntos a mejorar:

– La asistencia de una ciudadanía que debe creer en lo suyo.
– El apoyo de un público a las bandas y artistas.
– Apropiarnos de la ciudad.

Texto: La Música En Venas    @LaMusicaEnVenas